°

Haciendo un poco de memoria, recordemos que los maestros de Trinidad utilizaban sus manos para darle vida al acero, introduciendo tensiones y pre-tensiones en el material, literalmente, rompiéndose manos y espalda.

(Nota: sugiero tomarse el tiempo de leer detenidamente y con atención TODA ésta sección sin omitir detalle. Lo digo por el bien del lector/comprador)

Puede resultar un método de lo mas arcaico, pero cuando vean a alguien que trabaja (a conciencia) con sus manos, es una buena señal de que dicha persona está golpe a golpe pensando y abstrayéndose en lo que hace. Hoy día muchos siguen trabajando íntegramente a mano, y de hecho, a cualquier entusiasta que tenga en mente hacer instrumentos, es lo que le sugeriría en un inicio si su capital es muy acotado. Esculpir metal es un proceso relativamente “barato”. Quien les diga que tienen que invertir una fortuna, es un mentiroso. No se necesita mucho dinero para empezar a esculpir, lo que si se necesita son GANAS de hacerlo.

Es correcto afirmar que si se cuenta con un capital, el trabajo puede ser un poco mas rápido y menos doloroso para el cuerpo, como así también trabajar de forma mas eficiente y mejorar ciertos aspectos del instrumento. Aun asi quiero recalcar que he visto instrumentos muy buenos hechos con materiales de descarte prácticamente. Voy a detallar unas formas de trabajar muy buenas que han dado resultado a lo largo de estos años y al mismo tiempo, iniciar dicho detalle con una pregunta: Qué tienen en común todos los instrumentos de primera linea tales como los Hang de Panart, los SPB de Victor Levinson, los Echo Pan de Ezahn Bueraheng, los Aciel de Michael Colley y viceversa???

Vean por un momento dichos instrumentos y notaran que las marcas de martillos, aunque sutiles y ya suavizadas, son notorias en toda la superficie de la escultura. Con martillo no me refiero solo a un tipo de martillo. Es decir, pueden ser neumáticos, manuales de metal, madera, plástico, polímero, etc etc. Pero son martillazos al fin.

A excepción del Halo de Pantheon Steel o personas que compren directamente los cascos de Pantheon tal como Sean Beever de Symphonic Steel, van a darse cuenta que ningún instrumento de primera linea posee marcas de círculos concentricos producto del mecanizado (tal y como lo expliqué en la sección de “criterios negativos”, leer para mayor información). Es decir, éstos artesanos han optado por métodos para introducir tensión en el material que pueden ser:

  • Embutido profundo mecanizado
  • Hundimiento con el uso de martillos neumáticos
  • Hundimiento manual (método arcaico tradicional)
  • Hidroformado
  • Prensado

Éstos métodos mencionados han sido recontra probados y funcionan. Introducen la tensión necesaria que eventualmente se convertirá en los modos de resonancia del instrumento, lo que nos permite hacer piezas de decente a excelentísima calidad según el criterio que se utilice después. (ojo: si se trabaja como un primate podes estropearlo aunque tengas el mejor material del mundo, un claro ejemplo es Tzevaot Handpans, pero eso es otra historia)

Voy a detallar un poco los 3 primeros:

Embutido: Es el método de conformado de cascos por defecto de PANArt y que ha sido adoptado en la mayor parte de Europa. Se utiliza un metal acorde y el resultado es simple: Cascos que tienen un espesor (casi) homogéneo en toda su extensión, con una profundidad calculada y con tensión también calculada. ES UN MÉTODO CARO. Ciertamente hacer toda la inversión con un solo bolsillo es un gasto fuerte (para un hombre pobre como yo al menos). He investigado aquí en Argentina, y la inversión aproximada para hacer la matriz y la tirada de cascos es un numero de 5 cifras en dolares. A partir de ahí, hacer los cascos es relativamente barato, pero debe hacerse esa inversión inicial y una investigación a conciencia! Si llegas a equivocarte con las medidas de la matriz o al precalculo de las tensiones resultantes..BANG! Acabas de dinamitar miles de dolares en algo inservible. Sinceramente no tengo interés en hacerlo, ni en nuclearme con falsos artesanos o comerciantes.

Martillos neumáticos: Es un método que yo (parcialmente) utilizo y quizás el mas usado. La herramienta trabaja de forma sencilla: El pistón baja y sube golpeando el metal de forma uniforme en toda la extensión radial. Ésto nos permite relajarnos y saber que a medida que vayamos avanzando en el hundimiento, el mismo siempre será parejo y tendremos cascos perfectos o cuasi-perfectos. Los martillos neumáticos a pistón son maquinas que no se fabrican en Argentina. No existen y deben ser importados por el momento. Son caros pero tampoco son “incomprables”. Los hay de distintas formas y tamaños. Es decir, hay martillos mas aptos para hundir, otros para moldear, otros para suavizar, etc etc. Según su tamaño también varia su consumo de aire. Por ejemplo, un martillo para hundir un casco partiendo de una plancha lisa tiene un consumo de, al menos, 20 CFM promedio. Ésto quiere decir que, como mínimo, necesitan un compresor de 7,5 HP bicilíndrico y que supere los 300 litros de capacidad. Me refiero a compresores serios, no los fabricados o ensamblados con productos chinos, los de cabezales de aluminio. Me refiero a un compresor industrial con cabezales de hierro y bielas de bronce, una maquina que puede hoy día rondar los 50 mil pesos tranquilamente. Si quieren comprar uno barato háganlo, pero asi les va a durar.

Hundimiento y moldeado manual: No hay mucho que decir. Es tomar un martillo acorde a la instancia de trabajo y ponerse a golpear. Cada quien tiene su técnica y su timing al momento de golpear el acero. Se usan martillos de distintos materiales y cabezales según lo que se busque hacer. La técnica es simple y pueden lograrse cascos perfectos si se usa un poco la cabeza. Un humano ingenioso no tiene nada que envidiarle a una maquina. (Hasta hace poco seguía hundiendo cascos a mano. Con el set de martillos adecuados, el timing correcto y tomándome descansos para no destruir mis articulaciones, llevar una chapa lisa de acero a la profundidad buscada y suavizar las imperfecciones me lleva 90 minutos)

 


 

Todo lo mencionado anteriormente se refiere al hundimiento de los cascos, pero el conformado de notas sigue un criterio similar. Si bien se está trabajando en crear segundas matrices que se encarguen de conformar las membranas (algo que también resulta sumamente caro), hoy día todos se apoyan en sus manos, plantillas (quizás algún molde) y martillos neumáticos.

Las prensas no son útiles mas que para crear los hoyuelos o domos internos de las membranas. Utilizar prensas para crear membranas es algo que no se considera de lo mejor por cuestiones técnicas y por excesos de metal dentro de la misma. Pueden afinarse, pero ahí tendremos como resultado un claro ejemplo de “sonidos muertos”, algo explicado en la sección de “criterios negativos”.

El conformado de notas se hace siempre de la misma forma: Uno dibuja (no estampa) la plantilla y creará las mismas a partir de hundir e introducir tensiones en el sector intersticial del casco. La técnica empleada y la herramienta varia de persona a persona, variando así, el resultado sonico obtenido una vez finalizada la tarea.